Frío contra las verrugas

Marzo 27, 2018

crioterapia_verrugas

Las verrugas son un problema frecuente – se calcula que el 90 por ciento de las personas tendrá al menos una a lo largo de su vida – pero totalmente inofensivas. Sin embargo, son altamente contagiosas, además de antiestéticas, por lo que se recomienda erradicarlas en cuanto aparezcan.

Las verrugas son lesiones cutáneas causadas por el virus del papiloma humano. Se considera una verruga común aquella protuberancia dura, con superficie rugosa y un diámetro de entre 1 milímetro y 1 centímetro. La mayoría de las que desarrollan los niños desaparecen espontáneamente sin ningún tipo de tratamiento, al cabo de unos meses o entre 2 y 3 años. Sin embargo, las que aparecen en adultos pueden tardar más en curarse por sí mismas, así que se recomienda acudir al especialista para que las erradique.

Las verrugas se propagan con mayor facilidad en la piel de manos y rostro, sobre todo en el periodo estival o en lugares cálidos. Por esta razón es recomendable tener un especial cuidado en piscinas o duchas de gimnasios donde el ambiente húmedo y la exposición de la piel desnuda favorecen el contagio.

La crioterapia es uno de los tratamientos más empleados por los dermatólogos para eliminar estas lesiones. Consiste en quemar la verruga, de forma controlada, a través de la congelación con nitrógeno. Según declaraciones del dermatólogo del Hospital Quirón de Madrid, Javier Pedraz, a TodoDermo, la criogenia “se utiliza para quemar verrugas de todo tipo: víricas, queratosis seborreicas, queratosis actínicas, condilomas acuminados o verrugas genitales, los papilomas que aparecen en la planta de los pies, para fibromas, esas pequeñas verrugas del cuello y las axilas, etcétera. En general para acabar con lesiones tumorales benignas”.

Su popularidad radica en que se trata de un procedimiento rápido, eficaz y que no tiene apenas contraindicaciones. La mayoría de los especialistas ya dispone de nitrógeno líquido en sus consultas. Sin embargo, aunque el método tenga ventajas, su resultado deja una herida, así que debe evitarse todo lo posible en personas que sigan un tratamiento con anticoagulantes o que cicatricen mal.

Aunque el término ‘verruga’ se suele utilizar para denominar cualquier tipo de excreción que aparece en la piel, es muy importante tener en cuenta que la verruga sólo es la que está causada por el virus del papiloma humano y que hay otras lesiones, benignas o malignas, que pueden parecer una verruga, pero que no lo son, por lo que es preciso el diagnóstico de un experto antes de comenzar ningún tipo de tratamiento.

Los tratamientos más populares, también los más arriesgados

Además del nitrógeno, han cobrado mucha popularidad tratamientos como el criógeno o los queratolíticos, que distan mucho de ser tan eficaces y que pueden tener complicaciones.

La eliminación de verrugas mediante criógeno también utiliza el frío para quemarlas por congelación, sin embargo, tal y como advierte José Carlos Moreno, presidente de Honor de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), “el criógeno es insuficiente y en modo alguno comparable con el nitrógeno líquido, que alcanza los 200 grados bajo cero”.

Por otro lado, los queratolíticos también tienen mucha popularidad en la actualidad, aunque los expertos advierten del cuidado que hay que tener a la hora de utilizar este tipo de tratamientos, ya que es muy fácil que produzcan quemaduras. La mejor opción es consultar a un especialista, tanto para obtener un diagnóstico e identificar una verruga, como para elegir un tratamiento.

Posted in Blog by Jason Gonzalez